Las ciudades se encuentran en un proceso de transformación. El cambio forma parte de nuestro día a día, nacen nuevos usos del espacio público que van configurando una nueva visión de la ciudadanía y su entorno. Confortabilidad, inclusión, oportunidades, participación, digitalización y transición verde se erigen como conceptos que se conjugan para configurar la ciudad del futuro. No obstante, dentro de esta concepción destaca una herramienta clave: la óptica intergeneracional, la búsqueda de un entorno generador de oportunidades que dé respuesta a las necesidades de todos los bloques de edad, sin ocultar a ninguno de ellos de la agenda política, en espacial a los jóvenes.

Impulsado por las Naciones Unidas, el 12 de agosto se conmemora el Día Internacional de la Juventud, este año bajo el lema #JuventudLidera. Se pretende promover el papel de la juventud como agente generador de cambio. El liderazgo y empoderamiento de la gente joven es clave para el éxito de una planificación basada en el encaje intergeneracional. Un desarrollo hacia municipios más justos, inclusivos, habitables y prósperos exige del protagonismo ciudadano de la juventud. Desde Crea360 trabajamos por la inclusión de la óptica intergeneracional en toda nuestra planificación estratégica como un concepto transversal y evaluable.

La elaboración de una planificación, en concreto, para el impulso y coordinación de políticas de juventud, supone una hábil herramienta de gestión. Los Planes Estratégicos de Juventud actúan mediante la detección de necesidades enraizadas y diagnosticadas a través del análisis de datos y la participación ciudadana, para terminar con la propuesta de una serie de actuaciones justificadas que se deben seguir y evaluar. Con el propósito de actuar con mayor precisión y poder alimentar el debate público, se hace relevante poder contar con un sistema de indicadores de ámbito local que actualice e informe sobre el estado de la juventud y sus necesidades. Sin datos, no hay políticas.

Una juventud que lidera es una juventud que forma parte. Hablar de generaciones perdidas no es solo rechazar el futuro, es rechazar una palanca de prosperidad. Es el momento de la intergeneracionalidad como salto cualitativo del desarrollo.

Jordi Ortiz, responsable de Igualdad y Agenda 2030 de Crea360

Leave a Reply